Argentina restringe extracción de dinero en el exterior a sus ciudadanos

Dolar frente al peso argentino Nuevas restricciones financieras afectan a los argentinos.

Los viajeros argentinos que quieran extraer moneda extranjera de cajeros automáticos en el extranjero necesariamente deberán tener una cuenta local en dólares estadounidenses para poder sacar dinero de una cuenta argentina en cualquier cajero fuera del país austral. Así lo dispuso el Banco Central de la República Argentina (BCRA) en una circular difundida entre los bancos y las casas de cambio el pasado viernes pasado, pero hecha pública por la prensa local y la que tendría que comenzar a ser efectiva desde el próximo 3 de abril.

Esta inusual medida de control financiero, aparece firmada por un mando medio del BCRA y se encuentra en línea con las medidas tomadas por el hombre fuerte del gobierno de Cristina Fernández de Kirchner, el secretario de Comercio Interior, Guillermo Moreno, el cual desde la asunción del segundo gobierno de Cristina Fernández de Kirchner, se ha convertido en el principal referente de la política económica argentina.

En el comunicado oficial difundido -identificado con el código “A” 5294, a instancias de la circular Camex 1 – 693, para el ‘Mercado único y libre de cambios’– se informó “que los retiros de moneda extranjera con el uso de tarjetas de débito locales desde cajeros automáticos ubicados en el exterior, deberán ser efectuados con débito a cuentas locales del cliente en moneda extranjera”.

Pero viendo la normativa planteada por el BCRA, parecería meramente un acto administrativo, pero en la práctica significa una nueva restricción a la libre disposición a los fondos de los cuenta habientes argentinos. Desde fines del 2011, un residente en Argentina necesita tener la autorización de la autoridad impositiva estatal, la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP), para poder comprar cualquier divisa extranjera, sea esta el dólar o monedas latinoamericanas. No todos los que piden permiso pueden comprar, ya sea por que no aparecen en los listados en la AFIP o simplemente no pueden acreditar ingresos para poder comprar dólares, lo cual es grave, en un país como Argentina donde la clase media y popular históricamente ha ahorrado en dólares, dada la debilidad de las diferentes monedas locales (4 monedas diferentes desde 1980). Aunque la restricción en dólares refleja la escasez de divisas que tiene la economía argentina, la cual súbitamente se ha visto en un fuerte proceso de ajuste, tras años de crecimiento.

Las medidas anunciadas sobre la extracción de dinero en el exterior, se traducen que para poder tener una cuenta en dólares (llamadas en Argentina, Caja de Ahorro en dólares) y poder usarla en el exterior, se debe tener la autorización de la AFIP para comprar dólares, lo cual significará en la práctica que un pequeño grupo de ahorristas podrá disponer de sus cuentas en el exterior, condenando al resto de la población viajar con una cada vez más devaluada moneda.