Brasil es el país sudamericano que menor crecimiento tuvo

¿Por que creció tan poco Brasil en el 2011?

Durante el 2011, América Latina por lo general tuvo un buen desempeño financiero, pero existieron excepciones. Ya sea por un impacto importante de la crisis internacional, la cual se extendió de manera importante el año pasado, pero sobretodo por un excesivo celo en el combate a la inflación, la mayor economía latinoamericana, Brasil, tuvo en el 2011 el crecimiento más bajo de toda Sudamérica. Con una expansión de su economía de solamente un 2,7%, en todo caso, no fue el de crecimiento más bajo en toda la región latinoamericana, simplemente porque dos países de Centroamérica, Guatemala y El Salvador, tuvieron indicadores de crecimiento mucho más bajos que el brasileño.

Todas estas conclusiones sobre la economía brasileña son resultado del informe de la Comisión Económica para América Latina (CEPAL) con sede en Santiago, Chile. Uno de los planteamientos más interesantes del informe de la CEPAL es lo referente a la tasa de inversión, el cual define los límites de la expansión de la economía. En el caso de Brasil este fue de solo un 19,3% del Producto Bruto Interno, frente a un 23% de la región. Según el técnico de la CEPAL Carlos Mussi, citado por Folha de Sao Paulo , la mayor adjudicación de recursos para poder invertir por parte de los Gobiernos trae como consecuencia necesariamente un crecimiento más poderoso: “La gran decisión de un gobierno cuando se trata de garantizar una expansión alta es cuánto irá a invertir el país”.

Por el contrario, la situación actual de la economía brasileña difiere de manera importantecon las ilusiones que se habían creado millones de brasileños, cuando creyeron que la Copa del Mundo de 2014 y las Olimpiadas en Río de Janeiro en 2016, transfomarían a Brasil en un país en construcción, lo que traería como consecuencia un importante aumento de las riquezas en todos los niveles sociales. Según una serie de analistas citados por el diario Folha de Sao Paulo, una de las causas del frenazo en el crecimiento de la economía brasileña, sobretodo si se compara con el 7,5% de aumento del PBI registrado en el 2010, es que se debió a una “exagerada campaña anti inflacionaria” dirigida por la presidenta Dilma Rouseff.

Hay que tomar en cuenta que desde comienzos del año 2011, el gobierno brasileño achicó de manera importante el gasto público al retirar más de 30.000 millones de dólares del presupuesto. A principios de año, anunció nuevamente un corte drástico del presupuesto, con un impacto importante en todas las áreas, incluyendo educación y salud. La decisión de recortar el gasto adoptada por Dilma Rouseff y sus ministros del área económica, Guido Mántega y Fernando Pimentel, fue para frenar un brote inflacionario como consecuencia del fuerte crecimiento del 2010. Eso llevó a que las medidas de 2011, y en parte también de enero y febrero de este año, busquen frenar el desarrollo económico con tal de evitar la inflación. Pero el remedio resultó fuerte en exceso, para el sector industrial que ha vivido un período desalentador en los 14 primeros meses de gobierno de Dilma Rouseff.