Cine para los emprendedores: Piratas de Silicon Valley y El Padrino

El cine no es sólo para comer palomitas en la sala.

El cine no es sólo para entretenerse, sino que puede ser una interesante fuente de inspiración para los emprendedores, ya que podrán aprender mucho de las historias presentadas en las pantallas, para aplicarlas en el día a día en el emprendimiento.

El primer filme que puede servir a los emprendedores es “Piratas de Silicon Valley” (en inglés, Pirates of Silicon Valley, 1999). Este filme es una biografía filmada o biopic del fundador de Microsoft, Bill Gates, mostrando el proceso de creación de la primera computadora personal, como también de la lucha por el mercado entre Apple y Microsoft. El filme parte en los comienzos de la década de 1970 y finaliza con una escena donde ocurre un brindis en el cumpleaños de Steve Jobs, en 1985, antes de que fuera despedido de la compañía que fundó. El filme muestra de manera ágil como Gates y Jobs comenzaron sus emprendimientos, antes de transformarse en los gigantes que llegaron a ser.

Tenemos que recordar que el lugar donde se sitúa la trama, Silicon Valley, es el lugar soñado para los emprendedores tecnológicos. Esta película muestra las personalidades de Gates y Jobs, sus dudas, sus miedos y sus retos, además de exhibir la capacidad innovadora de estos dos emprendedores tecnológicos, además de su afán competitivo.

El segundo filme donde el emprendedor puede tomar ideas es El Padrino I (The Godfather). La primera parte de esta trilogía de mafiosos, está basada en el best seller de Mario Puzo, es tal vez, una de las mejores películas de todos los tiempos. El filme cuenta la trayectoria de Vito Corleone, desde su llegada a Nueva York desde Sicilia hasta llegar a ser el capo de la mafia italiana en la gran manzana en la década de 1940

La lección que pueden aprender los emprendedores de este filme de mafiosos, tiene que ver más que nada con todo lo relacionado con la negociación. La película, muestra la capacidad de Corleone de saber las fortalezas y debilidades de sus enemigos, para poder negociar de mejor manera. Esto se resume en algo parecido al método Corleone, es decir, tras tener los datos necesarios de quien se sienta a negociar con el, este capo mafioso se sienta a escuchar lo que dicen los otros y tras esta exposición, ahí opina y decide la negociación. Como puede verse, el secreto de la negociación está en conocer sus propios recursos, saber lo que hacen los otros y ahí recién tomar decisiones, sin adelantarse.