Clientes complicados: ¿cómo tratarlos?

Clientes complicados ¿cómo tratarlos?

Uno de los efectos colaterales del proceso de compra y venta que esté involucrado cualquier emprendedor o PYME, es la atención de clientes complicados, que pueden transformar un apacible día de trabajo en una verdadera tortura.

Es por ello que mencionaremos como poder tratar a diversas categorías a clientes complicados, lo cual podrá ahorrar al emprendedor o PYME malos ratos innecesarios con esta clase particular de clientes.

En primer lugar, mencionaremos la primera categoría de clientes complicados, los cuales son los llamados clientes sin información. Esta clase de clientes molestos, se caracterizan por buscar un producto sin saber realmente que características tiene y cuando lo tienen en la mano, se quejan amargamente del mismo. Para enfrentar a esta clase de clientes, el emprendedor o PYME deben entregar toda la información del producto y servicio que realizan, ya que así se asegurarán que el cliente, incluso el mal informado, tendrá la información correcta en sus manos.

Una segunda categoría de clientes complicados son los clientes prepotentes, los cuales son agresivos en el trato y arman problemas con excesiva facilidad. La estrategia que deben adoptar los emprendedores y PYMES para evitar malos ratos es poder escucharlos con paciencia, para luego poder tomar la iniciativa, eso sí, presentando la oferta de tu producto o servicio, sin estar acorralado frente al cliente prepotente.

Una tercera categoría de clientes complicados son los que no deciden si compran o no, es decir, los clientes indecisos. Esta clase de clientes debe ser tratado con amabilidad y a la vez, presentar una amplia gama de productos para ayudar a que el indeciso se defina por un producto en específico.

Una cuarta clase de clientes complicados con los que hay que confrontar día a día son los clientes impacientes, que no pueden esperar y que quieren saber todo. Para poder lidiar con ellos, los emprendedores y PYMES deben ser capaces de tomar en cuenta las necesidades del cliente y a la vez, ofrecer un producto o servicio concreto, es decir, ir al grano con lo que se le ofrece al cliente impaciente. Trate de tener a mano información útil para que el cliente quede tranquilo, y tras estar tranquilo, el vendedor del emprendimiento o PYME pueda seducirlo y así lograr que pueda consumir los productos ofrecidos.

Como puede verse, sólo se necesita voluntad y paciencia para poder enfrentar con esta clase de clientes.