Como animarse a ser su propio jefe

A veces hay ganas de decirle chau a la oficina, pero no siempre se está dispuesto a abandonar lo que trabajar en relación de dependencia. La pregunta es entonces ¿Cómo animarse a ser su propio jefe?
La tranquilidad que da trabajar en relación de dependencia, es realmente importante. Uno sabe que horario cumplir, cuando recibirá el pago, cuando tendrá sus vacaciones. Sin embargo , hay muchas personas que son capaces a abandonar ese estilo de vida un poco más cómodo, para probar con un emprendimiento propio, algo mucho más aventurero, o sea, hay gente que prefiere ser su propio jefe.
Antes de decidir ser su propio jefe, hay una serie de variables que tendrá que evaluar. Por ejemplo, ¿cuáles son los beneficios que perderás? Hay países en que los trabajadores cuentan con una cobertura de salud, solo por ser trabajadores. Este beneficio lo perderá, si es que decide ser su propio jefe. Algo similar sucede con el derecho a la indemización. Cuando decide ser el jefe de su empredimiento, también pierde este tipo de derechos.
El tema de la organización es una de las principales cuestiones que debe tener en cuenta a la hora de lanzarse a ser su propio jefe. La organización tiene, a su vez dos partes. Por lado la organización en materia económica, y la otra vinculada con la organización y planificación del tiempo.
En materia económica, el tema de la organización es fundamental, ya que deberás hacer “números” que antes no hacías. Pensar en materia de ganancias, plazos. Y sobre todo, tendrás que poner un precio a tu trabajo. Este punto es muy difícil, ya que deberás encontrar el precio justo de lo que valga tu emprendimiento. Eso es, estar dispuesto a ganar un poco menos, en un principio hasta encontrar el nicho de mercado.
Hasta que encuentres el lugar indicado para desarrollar tu emprendimiento, gran parte de ese tiempo lo pasarás en tu casa. Eso puede ser un beneficio, ya que no debes salir antes para llegar a tiempo con el horario, pero trabajar en casa, también es un arma de doble filo. Muchos emprendedores fracasan a la hora de ser sus propios jefes, porque no le dan la importancia que merece al trabajo desde su casa. Por eso es tan importante el tema del orden. Si el emprendimiento se desarrolla desde su hogar, es deseable que tenga un espacio delimitado, y una agenda de trabajo, para no confundir funciones.
Ser su propio jefe es posible, solo hay que intentarlo.