¿Cómo dar nuevos aires al emprendimiento?

¿Cómo se le puede dar nuevos aires al emprendimiento?

No es inusual ver emprendimientos que tengan que cerrar o que hayan sufrido periodos difíciles, pero tampoco es extraño salir del marasmo financiero y comenzar de nuevo. Por ello, hay que tomar en cuenta opiniones como la del estadounidense Jim Muehlhausen, quien es autor de The 51 Fatal Business Errors and How to Avoid Them (traducido en América Latina como Los 51 errores fatales de los negocios y cómo evitarlos), muchas veces el hecho de que tras los periodos complicados, empiezan a verse indicadores de recuperación, los emprendedores debieran aprovechar este viento de cola que es el crecimiento en su beneficio.

Es por ello que Muehlhausen plantea que “la tónica general es que todos estamos muy asustados. Por eso, los empresarios no quieren gastar si no están seguros. Pero recuerda que es clave hacer inversiones inteligentes en tu negocio conforme la economía empieza a repuntar”

Pese a que los planteamientos de Muehlhausen están pensado para medianos empresarios y en un contexto de crisis económica como el que vivió Estados Unidos tras el crash financiero del 2008, algunas ideas que plantea en su libro pueden ser tomadas en cuenta por el emprendedor que quiera dar nuevos aires al emprendimiento.

El primer punto que se puede considerar para comenzar con nuevos bríos en el emprendimiento, es preguntarse si la forma de llevar el negocio, el llamado Modelo de Negocios ha funcionado o no hasta la fecha. El hecho de preguntarse como se han hecho las cosas, es un paso necesario para poder partir de nuevo y entrar de nuevo de manera activa en el mercado.

El segundo punto que habría que considerar es tratar de evitar los golpes de timón de último minuto, es decir, tratar en la medida de lo posible de no colocar todo en juego, por el contrario, tratar de no arriesgar todo en situaciones o escenarios que tal vez, nunca ocurran. Es recomendable seguir una estrategia paso a paso, consolidar los avances y pensar en estrategias de crecimiento de mediano y largo plazo además de invertir en áreas específicas pero funcionales.

El tercer punto a considerar para comenzar nuevamente es el hecho de que el emprendedor no ocupe tantos frentes y que se centre en lo fundamental. Para lo demás, puede tratar de delegar, ya sea contratando a alguien que se encargue de los asuntos secundarios o incorporar tecnología para ganar tiempo.