¿Cómo evitar ser despedido de tu trabajo?

¿Cómo se puede evitar ser despedido de tu trabajo?.

Muchas veces, el fantasma del desempleo ronda por los lugares de trabajo. Aunque el desempleo pasa muchas veces por factores externos como malos resultados financieros, el hecho de ser despedido de tu trabajo se puede evitar si se adoptan ciertas actitudes y conductas.

En primer lugar, siempre debes tratar de llegar a la hora. La puntualidad en cualquier trabajo siempre es vista como una virtud, ya que denota responsabilidad y profesionalismo. Por el contrario, llegar tarde al trabajo siempre es visto como una señal de irresponsabilidad y poca seriedad frente al trabajo, lo que siempre resta puntos frente al empleador y al resto de los compañeros.

En un segundo punto, ser siempre amable y tener una buena comunicación con los compañeros como con los jefes, ya que un empleado que no genere problemas ni es conflictivo, siempre es considerado. Por el contrario, un trabajador que tiene una mala relación y genera problemas en el puesto de trabajo, siempre es de los primeros que está en la lista de ser echados del trabajo.

En un tercer aspecto, sea responsable y haga en tiempo las tareas encomendadas, nunca trate de hacerse el vivo ni de sacar la vuelta. Recuerde que un empleado que cumple con las tareas en tiempo y forma, siempre es alguien considerado por sus superiores, por el contrario, los trabajadores flojos y remolones se encuentran en primer lugar para ser despedidos en el primer recorte de personal.

En un cuarto punto, siempre es recomendable que el trabajador pueda evitar en la medida de lo posible, tener relaciones amorosas con las compañeras/compañeros de trabajo, ya que muchas veces en las relaciones entre los compañeros del trabajo, pueden llegarse a confundir los planos y pueden generar un mal ambiente laboral, que puede culminar con el despido de la(s) pareja(s) conflictivas.

En un quinto punto, el trabajador debe tratar de ser siempre ordenado con sus utensilios laborales. Un trabajador responsable pero a la vez ordenado, es algo deseable para cualquier empleador. Recuerde que no basta con ser comedido en el trabajo, sino que también debe verse pulcro y limpio, ya que nunca debe olvidar que los trabajadores son la viva imagen de la empresa, sobretodo si se trabaja atendiendo público. Por el contrario, si es desordenado, sucio y a la vez, irresponsable, es un candidato fijo para ser despedido en el primer recorte de personal.