Consejos para comprar una franquicia (segunda parte)

La negociación debe quedar clara siempre. Consejos para comprar una franquicia (segunda parte)

Consejos para comprar una franquicia (segunda parte)

Consejos para comprar una franquicia (segunda parte)

Como decíamos en el posteo anterior, no es llegar y adquirir una marca franquiciada, ya que su compra sin tener claras las condiciones, puede generarnos más problemas que ventajas. Es por ello que mencionaremos otros consejos para comprar una franquicia (segunda parte) más que nada para evitarse desagradables sorpresas y que la inversión no se vaya a pérdida.

El primero de los consejos para comprar una franquicia (segunda parte) tiene que ver con el área de cobertura exclusiva que se tendrá al instalar el negocio franquiciado. Esta debe ser negociada como todo previo a firmar el contrato, así de ver si el negocio que se va a franquiciar es parte de un plan de expansión controlado, puesto que si no, se puede encontrar con varios negocios del mismo franquiciante en la zona, perdiendo nichos de mercado.

El segundo de los consejos para comprar una franquicia (segunda parte) está relacionado con el abastecimiento de insumos del franquiciante. Hay que preguntar necesariamente si estos insumos se deben comprar al franquiciante o se tiene la libertad de buscar otros más económicos pero que mantengan la calidad de la marca.

El tercero de los consejos para comprar una franquicia (segunda parte) se vincula a como va a ser el proceso de transmisión del como hacer las cosas propias de la marca que se arrienda, el llamado know how. Esto como todo lo demás, debiera quedar claro cuando se negocie el trato, ya que no es algo baladí, puesto que es lo que le da el sello a la empresa. En esta negociación debe estar incluido la capacitación, los cursos de perfeccionamiento, donde se hacen los cursos y si hay que pagar por ellos o no.,

El cuarto y último de los consejos para comprar una franquicia (segunda parte) es mandar el contrato a un estudio legal sin importar lo que cueste. Un pésimo contrato puede ser además de un mal rato, una importante pérdida de dinero.

Si no leíste el posteo anterior, lo puedes leer acá