¿Corralito en Grecia?

¿Corralito para Grecia?

La Comisión Europea ha reconocido este martes que ha recibido una serie de consultas por parte de varios gobiernos de la eurozona, sobre la posibilidad de poder implantar una serie de controles de capitales, además de un corralito a las retiradas de dinero en efectivo, en el caso de que Grecia decida salirse del euro, tras las elecciones del próximo domingo, en el caso de que gane la izquierda.

Los griegos están llamados a votar el próximo domingo y entre los partidos favoritos está la coalición de extrema izquierdas Syriza, la cual en su base programática está en rechazar los ajustes impuestos por la Unión Europea y busca renegociar los acuerdos firmados con los acreedores internacionales de Grecia.

En el caso de que se de este escenario, la Unión Europea puede echar a mano al artículo 66 del Tratado de Funcionamiento de la Unión Europea, en el cual se permiten establecer controles de capitales y a la vez, poder tomar medidas para evitar corridas bancarias y fugas de capitales en alguno de sus países miembros, tal como sería el caso de Grecia en el escenario de que gane la izquierda las elecciones el próximo domingo.

El artículo dice: “Cuando en circunstancias excepcionales los movimientos de capitales con destino a terceros países o procedentes de ellos causen, o amenacen causar, dificultades graves para el funcionamiento de la unión económica y monetaria, el Consejo, a propuesta de la Comisión y previa consulta al Banco Central Europeo, podrá adoptar respecto a terceros países, por un plazo que no sea superior a seis meses, las medidas de salvaguardia estrictamente necesarias”.

A este artículo 66, apelaría el poder ejecutivo de la Unión Europea, con el fin de poder asegurar de que se podrían establecerse esas limitaciones a la libertad de circulación de capitales que consagran los tratados europeos y en un caso extremo, limitar la circulación de personas.

Según versiones de prensa, hubo en los últimos días, reuniones de funcionarios de las instituciones comunitarias y con los ministerios de hacienda y Bancos centrales de los países de la eurozona, con el fin de preparar los escenarios posibles tras las elecciones griegas y que entre ellos, estaría la imposición de un corralito a Grecia, que podría extenderse a otros países de la zona euro, con el fin de limitar la retirada de dinero en efectivo de cajeros automáticos o de bancos. A la vez, se suspendería la aplicación del Acuerdo Schengen, el que rige la libre circulación de personas dentro de la Unión Europea, para intentar frenar la salida de capitales a través de las fronteras físicas.