E-commerce para todos (primera parte)

Ya no es para las grandes empresas. E-commerce para todos (primera parte)

e-commerce para todos (primera parte)
e-commerce para todos (primera parte)

E-commerce para todos (primera parte)

El llamado e-commerce o comercio electrónico es una forma de hacer comercio y ventas que no puede ser descartada por el emprendedor. Por suerte, hoy en día el desarrollo tecnológico permite pensar en e-commerce para todos.

Pero para pensar en el e-commerce para todos, hay que tomar en cuenta los siguientes pasos previos para que no sea una incursión fracasada:

Definir que se quiere vender y a quienes se le quiere vender. Puede parecer algo de perogrullo, pero a pesar de que se puede vender en internet, el e-commerce debe tener en cuenta tanto la variedad del catálogo de venta, cuanto se pretende vender, cual es el nicho de mercado que se pretende llegar y como, además de que diseño se tendrá en la página.

Que tipo de diseño de página se va a tener. El emprendedor que se quiera lanzar al e-commerce puede optar por 3 tipos de diseño: el gratuito o de bajo costo, una plataforma de tipo integrada o un diseño personalizado. Si el emprendedor quiere tener una plataforma de bajo costo, puede partir usando plataformas de comercio electrónico básicas como Webmaker, la que incluye colocar fotografías del producto, colocar el valor del mismo junto con la gestión de los pagos, todo por un promedio de 12 dólares al mes. Pero si el emprendedor decide tener una página web mucho más compleja, puede optar por alternativas de e-commerce que puedan incluir las gestiones del pago, costos de envío, diseño más complejo, pero eso sí, el costo sube hasta más de 60 dólares al mes. Pero en el caso de que las ventas a través de la web siguen creciendo, el mercado online ofrece a los emprendedores una serie de alternativas, pero además de tener que pagar más por las plataformas, es requisito tener ciertos conocimientos web para su manejo.