El desempleo en la eurozona llegó a un nivel histórico

Desempleo en la eurozona llegó a un nivel histórico.

La grave crisis económica que sufre la eurozona tiene su expresión más visible en el desempleo. Este ha llegado a más de 10,7% en enero del 2012, siendo esta cifra la más alta desde que existe la eurozona, según la oficina de estadísticas de la Unión Europea, Eurostat. Para colocar en perspectiva, este porcentaje de 10,7% de personas sin empleo, equivale a unos 16,9 millones de personas que carecen de trabajo en los 17 países de la eurozona, la cual es más alta que la de diciembre de 2011 que fue de un 10,6%, lo que equivale a más de 185,000 personas desempleadas que en el último mes de 2011. Si se compara con las cifras de enero de 2011, que eran de un 10%, el desempleo subió un 0,7% durante los doce meses siguientes, lo que se traduce en 2,200,000 personas que quedaron sin trabajo durante todo el 2011.

El país de la eurozona que sufre mayormente con el desempleo es España, el cual tiene a enero de 2012 un 23,3% de la población en edad de trabajar, siendo la mayor cifra dentro de los países de la llamada eurozona. El segundo lugar en las cifras de desempleo dentro de la eurozona lo tiene Grecia, con un 19,9% de la población económicamente activa sin trabajo, aunque con la salvedad de que las cifras son de noviembre de 2011, pero con grandes perspectivas que pueden subir incrementandose el porcentaje de los sin trabajo, dadas las duras medidas de ajuste adoptadas por el gobierno griego que incluyen la reducción de plazas de trabajo en el sector público.

Otros países de la eurozona que tienen fuertes cifras de desempleo son Irlanda y Portugal, los cuales también han tenido fuertes turbulencias económicas, a nivel de que fueron rescatados por el Banco Central Europeo. Ambos países de la eurozona tienen un 14,8% de la población económicamente activa sin empleo.

España, Grecia, Irlanda y Portugal forman junto a Italia los PIIGS europeos, un acrónimo que suena igual a la palabra inglesa PIGS (cerdos), el cual es utilizado para llamar a las economías más amenazadas y fragilizadas por la crisis de deuda de la eurozona. Hay que recordar que tres de estos países (Irlanda, Portugal y Grecia) debieron ser rescatados por los créditos de la Unión Europea. Todos ellos debieron imponer medidas draconianas de austeridad exigidas por la Unión Europea, los cuales, como efecto no deseado de las medidas de ajuste han incrementado las cifras del desempleo en los países que han sido rescatados por la Unión Europea y el Fondo Monetario Internacional.