El emprendedor y el tiempo

Es cosa de ordenarse. El emprendedor y el tiempo

El emprendedor y el tiempo
El emprendedor y el tiempo

El emprendedor y el tiempo

Una de las relaciones más difíciles y complejas que pueden existir, es la que se genera entre el emprendedor y el tiempo, ya que este debe cumplir con entregas, productos, sueldos, pagos, deudas y todas se ciñen a los parámetros temporales que usamos cotidianamente, es decir, días, horas, fechas, semanas, meses, años, etc. En la siguientes líneas te mencionaremos una serie de consejos para que puedas enfrentarlo de una mejor manera.

El primero de ellos tiene que ver con que hay que ocuparse primero de las cosas más complejas que afecten a la empresa. No sacamos nada con hacer las pequeñas tareas si las actividades importantes no las realizamos o las postergamos. Mucho mejor será poder enfrentar lo complicado de una vez para que puedas dedicarte posteriormente a lo de segundo orden

El segundo de los tips para mejorar la relación entre el emprendedor y el tiempo, va por el lado de que no hay que pensar las jornadas laborales como carreras de largo aliento, sino debiéramos pensarla como un camino con muchas escalas técnicas. Seamos realistas, los seres humanos no estamos para jornadas largas sin parar, necesariamente tenemos que parar en algunos momento del día, ya sea para comer o descansar. Por ello tenemos que pensar nuestras jornadas laborales en términos cortos y precisos con el fin de lograr paradojalmente una mayor productividad.

El tercero de los consejos para una buena relación entre el emprendedor y el tiempo, tiene que ver con una especie de sagrado egoismo, es decir, primero terminar con todos los pendientes en el emprendimiento antes de hacer otras cosas como ayudar a otros en dificultades. ¿Porqué? Simplemente por el hecho de que si no eres capaz de afrontar y atender tus propios asuntos, muy complicado será que puedas asumir otra clase de compromisos.