El gobierno argentino y Repsol ¿ volverán a convivir en YPF?

Por una clausula, REPSOL podría controlar de nuevo hasta un 31% de YPF ¿Como esto es posible?

A pesar de la publicitada expropiación y nacionalización del 51% de las acciones de la petrolera argentina YPF, puede darse la paradoja de que el accionista expropiado, la multinacional española REPSOL pueda volver a entrar dentro del paquete accionario de YPF.

Esta inusual situación, propia del realismo mágico de García Márquez, si se llega a cumplir el acuerdo firmado en el año 2008 con el grupo empresarial argentino Petersen que prevé que Repsol puede hacerse cargo del 24% de la participación que esta sociedad de inversión, la cual hasta la fecha ha sido propiedad de la familia Eskenazi, pero como consecuencia de la expropiación decidida por el gobierno de la presidenta Cristina Fernández, puede activar una serie de acontecimientos que pueden hacer a Repsol volver a la puerta grande de la propiedad de YPF.

El acuerdo incluye una cláusula que obliga a Repsol, bajo ciertas condiciones, a hacerse cargo de los préstamos y deudas con los que la familia Eskenazi pudo comprar el 25% del paquete accionario de YPF. Pero la nacionalización dejó al descubierto que la familia Ezkenazi debiera poder cumplir con una serie de vencimientos y pagos en las próximas semanas que aparentemente Eskenazi no podrá cumplir, lo que activaría la clausula que dice que REPSOL se haría cargo del paquete accionario que está en manos de la familia Ezkenazi

Hasta ahora, el 25% de las acciones que está en manos de la familia Eskenazi, a diferencia de lo que sucedió con las acciones de REPSOL, no se ha visto afectada por la nacionalización de YPF, ya que esta se restringe al 51% del paquete accionario que estaba en manos de REPSOL y tras la expropiación decretada por el gobierno argentino, a la multinacional española solo le quedará un 6% de las acciones de YPF, a menos de que Ezkenazi no pueda cumplir con sus compromisos financieros. Este inusual escenario que se estaría dando como consecuencia de la inviabilidad de la familia Ezkenazi para cumplir con sus compromisos financieros, haría que REPSOL, después de hacerse cargo de las deudas y préstamos, llegase a controlar un 31% del paquete accionario, quedando el estado argentino con un 51%, REPSOL con un 31% y el resto de inversionistas con un 18%.

En cualquier caso, desde Repsol, se anticipa que la multinacional española opondrá una fuerte resistencia a la activación del pacto que le obligaría a hacerse cargo de las acciones de la familia Eskenazi, sobretodo si su salida de la empresa fue por la expropiación decretada por el gobierno de Cristina Fernández.