España cada vez más cerca del rescate aunque el gobierno lo niega

España cerca del rescate, pese a que el gobierno lo niegue rotundamente.

El ministro de Hacienda español, Cristóbal Montoro, ha reconocido de facto que al país ibérico se le hace bastante complicado poder obtener financiamiento fresco como consecuencia de la elevada prima de riesgo que tiene que ofrecer España para poder endeudarse a mediano plazo.

Lo que llama la atención de las declaraciones, además de quien las emite, es el hecho que Montoro planteó de una forma descarnada e inequívoca que España tiene “un problema a la hora de financiarse y no tiene abierta la puerta de los mercados. El desafío ahora es abrirla y parte de la llave la tienen las instituciones europeas”.

Tenemos que recordar que el riesgo país de España, el cual es medido como la diferencia de tasas que existen entre el bono español a diez años y su equivalente en Alemania, ha alcanzado la última pasada un máximo nunca antes visto de unos 547 puntos básicos, bajando el lunes a los 520 puntos, después de que la Comisión Europea lanzara un virtual salvataje, al abrir la posibilidad para poder permitir inyecciones de liquidez para los bancos que se encuentren en dificultades sin tener que pasar por el visto bueno de los gobiernos, como se exige hasta ahora, lo que permitiría a economías en riesgo como la española, poder tener una oportunidad de recibir un salvavidas.

El gobierno centro derechista español pide a la Unión Europea, algo parecido a un mecanismo comunitario que pueda ayudar a recapitalizar sus bancos junto con una mayor unión bancaria, aunque sea a costa de soberanía fiscal. Para el presidente del Gobierno español, Mariano Rajoy, planteó que “nos parece extraordinariamente acertada su reflexión (de la Comisión Europea) sobre la necesidad de integrar la supervisión bancaria, los fondos de garantía de depósitos y la creación de instrumentos para la capitalización directa de la banca europea”.

La decisión del gobierno español de salvar con más de 23,000 millones de euros al cuarto banco del país, Bankia, generó una fuerte preocupación en la Unión Europea ya que los inversores tienen miedo de que el gobierno español sea incapaz de no hacer frente a las obligaciones financieras contraídas

Por otro lado, el presidente del gobierno español, Mariano Rajoy, pidió este martes “tranquilidad”, asegurando que el país ibérico va a salir de la crisis con los ajustes y las reformas que el gobierno que dirige está poniendo en marcha. Por ello, Rajoy considera que hay que actuar con “serenidad” y dar tiempo para que las reformas den sus frutos, dijo durante una reunión con senadores del gobernante Partido Popular.