España genera desconfianza en los mercados

La capacidad de España de afrontar las dificultades financieras genera gran desconfianza en los mercados.

La prima de riesgo de España, el cual mide la diferencia de tasa entre el valor de sus bonos a diez años y los equivalentes de Alemania, ha superado este jueves la marca de los 400 puntos básicos, al seguir el acoso de los mercados contra la deuda española.

Al mediodía del jueves, la prima de riesgo rozó los 410 puntos básicos, el cual es un nivel que no había alcanzado desde octubre del 2011, cuando llegó a estar en un promedio entre los 460 y los 480 puntos. Además, el grado de rentabilidad del bono español, logró su máximo nivel de los cuatro últimos meses, al quedar en un 5,819% Paralelamente, la Bolsa madrileña seguía con su un descenso hasta quedar en un -1,20% en su principal índice, el Ibex, que bajó a 7.564 unidades, su nivel más bajo de los tres últimos años. Con estas cifras, el índice bursatil español ya tiene una caída del -11,68% en lo que va del 2012.

Las cifras negativas confirman que sigue existiendo gran desconfianza de los inversores, en relación a posibilidad de España, la cuarta economía de la eurozona de enfrentar el déficit fiscal y ordenar su economía hacia la senda del crecimiento.

El gobierno conservador de Mariano Rajoy presentó el martes el presupuesto para el año fiscal 2012, el cual fue definido como el más reducido desde la muerte de Francisco Franco en 1975. Este presupuesto, a diferencia del año 2011, presenta un fuerte recorte de unos 27.300 millones de euros ( unos 35,000 millones de dólares) para acortar el déficit desde el -8,5% al -5,3% por ciento, compromiso impuesto con la Unión Europea, cuyo cumplimiento evitaría un default y rescate por parte del Fondo Monetario Internacional y de la Unión Europea.

Aunque el presupuesto recortado fue recibido de buena manera, al menos en una primera evaluación general desde la Unión Europea, España estuvo forzada, el miércoles, a subir los intereses de sus bonos para lograr en el mercado de la deuda, la cantidad mínima de 2.500 millones de euros. Las dudas sobre la capacidad de España retornaron como consecuencia luego que el grupo bancario estadounidense Citigroup alertara sobre el riesgo de que España no pueda cumplir con el pago de la deuda. La mayoría de los analistas del mercado dudan de la capacidad española de reactivar la debilitada economía y poder reducir su tasa de desempleo de un 23,6 por ciento, la más elevada de la Unión Europea.