Grecia reducirá el salario mínimo y congelará precios

Grecia sigue realizando dolorosos ajustes.

El gobierno de coalición griego sigue haciendo méritos para poder recibir el rescate de los 130,000 millones de euros concedido por la eurozona. Para ello, en su sesión del día martes, el Consejo de Ministros griego decidió rebajar en un 22% el salario mínimo, siendo esta medida una clara señal para poder cumplir con las duras exigencias impuestas por la Unión Europea, el Fondo Monetario Internacional y el Banco Central Europeo.

Pero no fue el único recorte aprobado en el día. Según versiones de miembros del gobierno griego, el Consejo de Ministros aprobó un conjunto de recortes salariales como el del sueldo mínimo, el cual será ley sin necesidad del voto del parlamento, imponiendo un fuerte recorte del 22% del salario mínimo mensual que hasta ahora era de unos 751 euros. Pero en el caso de los trabajadores menores de 25 años se reduciría hasta un 32% del salario mensual.

Paralelamente a estas medidas, el Gobierno de coalición de Lukas Papademos impuso un congelamiento de salarios en la burocracia estatal, el cual duraría hasta que la tasa de desempleo, que actualmente se encuentra en un 21% de la fuerza laboral griega, caiga a menos del 10% mensual.

Hay que recordar que el gobierno de coalición griego se encuentra bajo presión por parte de la Unión Europea para que asuma drásticos recortes y reformas económicas, después de haber incumplido las promesas realizadas tras el primer rescate financiero en el año 2010. Pero paralelamente, estos recortes han hecho aumentar las dudas de una pronta recuperación financiera, que si siguen de este mismo tenor, puede hacer imposible la meta de reducir la deuda que en estos momentos es de al menos un 160% del Producto Interno Bruto de Grecia.

Paralelamente, la otra gran instancia con decisión política en Grecia, el Parlamento, pretende en estas horas aprobar un nuevo recorte del gasto fiscal, de al menos unos 3200 millones de euros (unos 4220 millones de dólares), comenzando a la vez a discutir y votar un nuevo paquete de austeridad, el cual debiera quedar aprobado en los próximos días.

El nuevo plan de ajuste reduce en unos 400 millones de euros el gasto del Ministerio de Defensa, recortando ademas en un 15% los costos operativos de los diferentes ministerios junto con rebajar en 386 millones de euros el gasto en pensiones y jubilaciones. De aprobarse este paquete de ajuste, las pensiones mensuales superiores a 1.300 euros se reducirán en un 12%, mientras que las pensiones complementarias, que las que se saldan con las contribuciones de los propios trabajadores durante su vida laboral, se reducirán hasta en un 30%.