servir-vino

Ideas para emprender: El mundo del vino

El mercado del vino, en el último tiempo ha crecido mucho, pero sobre todo ha crecido el mercado del vino orgánico.
El vino orgánico, es un vino realizado en un viñedo orgánico, esto significa, que el proceso de crecimiento de la uva fue supervisado y en el mismo no se usó ningún ingrediente químico que pueda adulterar el cultivo, esto es, no se usan fertilizantes, insecticidas y ningún tipo de agroquímicos. Para el proceso de elaboración, solo están permitidas las levaduras orgánicas o levaduras indígenas, eso es todas aquellas que no fueron modificadas genéticamente.
A nivel mundial, el mercado del vino orgánico va creciendo de la mano de nuevas tendencias de consumo, no solamente aquellas que buscan un regreso a lo natural, si no también para aquellos mercados gourmet. La tendencia de los productos realizados a baja escala y de calidad son un éxito en los mostradores de las principales ciudades del mundo.
El vino orgánico, también viene para elegirse en distintas cepas, por lo tanto pueden conseguirse varietales de la misma manera que se hace con los vinos tradicionales. La apuesta es crear entonces productos de calidad a baja escala.
Si vives en un país en donde existan posibilidad de invertir en el mundo del vino, informarte, ya que puedes acceder al negocio con muy poco dinero.
Hace un tiempo, por ejemplo en Australia, se podía entrar al mundo del vino con una inversión de poco menos de 4000 dólares americanos, obteniendo ganancias realmente altas ya que los vinos australianos son uno de los más reconocidos del mundo.
Otros países en donde los vinos son un gran negocio son Chile y Argentina. En ambos países, cuentan con ejemplos exitosos de inversiones en el mercado del vino orgánico.
En el caso chileno, Viña Miraflores, se trata de una suerte de relanzamiento de una antigua viña de casi un siglo de antigüedad, por el cual se comenzó con un proyecto de cultivo orgánico, de uvas de la variedad Cabernet Sauvignon, típico del sabor del vino chileno.
Por su parte, en Argentina, la bodega Vinecol, habla de un proyecto basado en principios ecológicos, a diferencia del caso chileno, se trata de un proyecto totalmente nuevo. En Vinecol fabrican Malbec, cepa tradicional del vino argentino. Esta compañía, cuenta con una proyección muy fuerte al exterior.
Estos ejemplos dan cuenta, que a veces es necesario arriesgarse un poco en algo que no es tan tradicional, para tener un emprendimiento exitoso.