Las 8 características del buen emprendedor

No basta con querer ser emprendedor, sino que hay que ser un buen emprendedor.

Las 8 características del buen emprendedor

Las 8 características del buen emprendedor.

Como planteábamos al comienzo de este posteo, no es suficiente tener solamente las ganas de querer ser un buen emprendedor, sino que hay que buscar serlo. Un elemento común que todos los que quieran comenzar a emprender es la capacidad de estar siempre nuevo a lo nuevo, a lo diferente y de no quedarse estancados ahí, estando siempre a la segura y no ver más allá. Es decir, si se tiene esta actitud, estaríamos en frente de alguien que tenga una actitud emprendedora, pero no es suficiente. Es por ello que es necesario tener algunas características adicionales que le ayuden a poder ser un buen emprendedor.

La primera de estas es asumir el riesgo como algo natural a su actividad. Un buen emprendedor no puede serlo si es que no es capaz de asumirlos, como el riesgo a invertir o probar nuevos productos. Sólo probando se dará cuenta si funciona o no.

La segunda característica del buen emprendedor es tener siempre la iniciativa. Lo ideal es que pueda adelantarse a los demás y explorar las oportunidades que ofrece el mercado.

Una tercer aspecto que caracteriza al buen emprendedor es el hecho de que debe ser siempre un buen amigo del progreso. Quedarse con sólo una forma de hacer las cosas es solamente hacer una invitación a quedarse atado a la conformidad y la obsolecencia.

Un cuarto punto que define al buen emprendedor es el hecho de que siempre debe ser capaz de ser firme en las decisiones que toma. El hecho de poder tomar decisiones es propio del emprendedor, lo cual está vinculado al hecho de correr riesgos, ya que para saber si algo va a andar o no, simplemente se podrá saber si existe la decisión de hacer las cosas, es decir, de atreverse a tomar la decisión.

Un quinto punto que ayuda a poder definir que es un buen emprendedor, es el hecho de ser tenaz. Poder mantenerse en la decisión y seguir esforzándose para lograr el éxito, es algo que sin duda define al que quiere dedicarse a emprender.

Una sexta característica que configura al buen emprendedor es el ser creativo. No basta con correr riesgos, ser decididos o tenaces si no estamos acompañados de imaginación, tanto para los productos como para la promoción del mismo. Tener un toque de imaginación siempre ayuda.

La séptima característica que define al buen emprendedor es el hecho de tener una actitud positiva frente a la vida, ya que eso le servirá para poder levantarse de los fracasos y seguir adelante.

La octava característica que ayuda a caracterizar al buen emprendedor, es ser flexible frente a las situaciones. No casarse con un esquema de hacer las cosas.