Lo que nunca hay que hacer en una entrevista laboral

Lo que no hay que hacer en una entrevista laboral.

Siempre la entrevista laboral es un momento de tensión cuando se ha buscado trabajo por mucho tiempo. Muchas veces la ansiedad puede traicionar a quien busca empleo, es por ello, que lo ideal es que tome en cuenta las cosas que nunca hay que hacer en una entrevista laboral, para que dicha alternativa no se transforme en un fiasco.

El primer consejo que podemos tomar en cuenta en la entrevista, es que nunca hay que hablar mal del trabajo anterior, ya sea de los directivos como de la compañía. Esto significa que nunca debe decir que sus jefes eran un desastre o que la compañía era un fiasco, ya que lo pueden tomar como un conflictivo y antisocial que puede envenenar el ambiente laboral de la compañía.

En un segundo punto, nunca en la entrevista mencione que ha tenido tratamientos de tipo psicológico o psiquiátrico. Pese a que pueda tener solucionados y bajo control dichos problemas, siempre generan desconfianza en los empleadores, ya que no quieren tener personas con desequilibrios mentales en el trabajo.

Un tercer punto y en el cual se fijan mucho los empleadores, es no mostrar mucho interés en el puesto laboral y si en la remuneración pretendida. Esto significa que cualquier actitud del tipo yo sólo trabajo por dinero, siempre será mal vista.

Un cuarto elemento que hay que tomar en consideración para no fracasar en la entrevista laboral es hacer preguntas del tipo personal a quien le está haciendo la entrevista. Siempre es mal visto el exceso de confianza por parte del entrevistado, es por ello que se recomienda ser discreto.

Un quinto punto en consideración es no es muy bien visto que el postulante ponga en la entrevista un mayor énfasis a las actividades particulares o por las vacaciones, ya que por lo general, se buscan personas que pongan ganas en el trabajo.

Un sexto consejo para evitar que la entrevista laboral sea un tiempo perdido es que el entrevistado de respuestas muy extensas y de poco sustento, o bien las respuestas sean parcas. Se tiene que tomar en cuenta que mientras menos pregunten los entrevistadores, implica por lo general que poco interés tienen la tengan por el candidato. Lo ideal es que se debe ser concreto y directo en las respuestas, pero no sin limitarse a unas pocas palabras, ya que lo fundamental es presentarse y que se es capaz para tomar el puesto.