Los errores del emprendedor online (segunda parte)

Hay varios errores fatales que comete el emprendedor. Los errores del emprendedor online (segunda parte)

Los errores del emprendedor online (segunda parte)

Los errores del emprendedor online (segunda parte)

Como mencionábamos en la primera parte de los errores del emprendedor online, existen varias causas que pueden generar el descalabro de cualquier emprendimiento basado en Internet. Es por ello que en esta serie de posteos, mencionamos algunos de los principales errores que comete el emprendedor en el mercado online.

El primero de la segunda parte de los errores del emprendedor online, es presentar productos y plataformas Internet sin que el mercado esté preparado o que no quiera dicho producto. Más allá que lo que ofrezca el emprendedor pueda ser lo último en el mercado, tal vez, no lo quiera ni lo desee. Por ello, hay que estar atentos si la oferta cubre una real demanda o es solamente una idea del emprendedor.

El segundo de la de segunda parte de los errores del emprendedor online, es por no saber parar. No estamos diciendo que no deje de emprender, simplemente que sepa cual es el techo donde puede llegar, por si empieza a avanzar más allá y los recursos financieros, tecnológicos y humanos no alcanzan, el emprendimiento se puede desbarrancar.

El tercero de esta segunda parte de los errores del emprendedor online, es no tomar en cuenta a la competencia y actuar como si esta no existiera. Un error clásico de cualquier emprendedor es actuar como si no hubiera competencia. Craso error, siempre hay que saber que hacen los otros, para ver en que lo hacen bien y aprovechar el momento cuando lo hacen mal, si no se hace así, el emprendedor puede ser victima de su ceguera.

El cuarto y último de esta segunda parte de los errores del emprendedor online, es hacer grandes cambios en la página online como en el servicio, sin tomar en cuenta lo que piensan los consumidores. Como puede verse de manera cotidiana, muchos emprendedores caen en este error, pecando de soberbia, ya que asumen que el público seguirá comprando o visitando el sitio más allá de lo que haga el emprendedor. Es por ello que el emprendedor debe tener en cuenta que no puede desoir lo que piensan sus clientes.