Low Cost: ¿es posible para el emprendedor?

Tener un emprendimiento a bajo costo o Low Cost no es tan dificil de tener, solo depende del emprendedor. Low Cost: ¿es posible para el emprendedor?.

Low Cost: ¿es posible para el emprendedor?

Low Cost: ¿Es posible para el emprendedor?

La crisis económica que sufre la eurozona como las dificultades económicas en los Estados Unidos, han puesto de nuevo a la vista del emprendedor la existencia de los negocios de bajo costo o Low Cost. Pese que se confunde el término Low Cost con empresas que hacen rebajas o promociones de último minuto, el concepto de Low Cost va mucho más allá de colocar precios bajos para deshacrse de stocks guardados durante mucho tiempo o bajar los precios para eliminar la potencial competencia, tal como hacen las grandes empresas para eliminar a las pyme y a los pequeños emprendedores.

Por el contrario, el Low Cost tiene que ver necesariamente con una reinvención del modelo de negocio. En otras palabras, con un claro proceso de reingeniería del emprendimiento, con el fin de de poder ajustar los costos, con el fin de ofrecer mejores precios sin tener que reducir la calidad en dicho proceso. Un ejemplo claro de este modelo de negocio Low Cost a pequeña escala son los supermercados creados por inmigrantes chinos tanto en España como en Argentinos, los que ofrecen precios competitivos de mercado.

En otras palabras, el concepto de Low Cost cuando es llevado a la práctica, tiene que ver con el hecho de tener que ajustar al máximo los costos para que estos no tengan que traspasarse en demasía en la definición del precio final al cliente que compra, lo cual marca una diferencia con los comercios tradicionales, los cuales traspasan todos los costos adicionales al consumidor. Una segunda particularidad del Low Cost tiene que ver con lo que el cliente quiere comprar, es decir, reduciendo al máximo los aspectos superfluos del producto y que el fondo, el cliente vaya al producto en si mismo y no por la marca.

El objetivo del Low Cost va por el lado de llegar a nuevos segmentos de mercado, tanto en España como en América Latina a quienes quieren pagar menos pero por un producto de calidad. Es el desafío del Low Cost, poder ofrecer calidad a buen precio. Ya dependerá del emprendedor si puede implementarlo o no.