Microsoft busca comprar bonos para mitigar emisiones de carbono

Microsoft busca mitigar su impacto en el medio ambiente.

El gigante de Silicon Valley, Microsoft, ha decidido a cuidar el medio ambiente y ha comprometido a compensar en un 100% sus emisiones de dióxido de carbono (CO2) (responsables del calentamiento global) durante el próximo año fiscal estadounidense. La iniciativa se dio a conocer semanas después de que la organización medioambientalista internacional Greenpeace solicitara tanto a Microsoft como a la librería virtual Amazon que pudieran usar toda clase de energías limpias.

La solicitud realizada por Greenpeace tanto a Microsoft como a Amazon, es consecuencia de que ambas empresas usan energía termoeléctrica (a base de carbón) como de la energía nuclear. Para Gary Cook, portavoz de Greenpeace, planteó que esta decisión de Microsoft es un “buen primer paso” pero que se tendría que que estudiar los detalles de como harán el proceso de reconversión energética. Según Cook, el plan de Microsoft no es para optar directamente por las energías alternativas o limpias, sino que la multinacional tecnológica buscará poder comprar bonos de carbono para poder compensar el consumo de energía provenientes de fuentes contaminantes.

En el último informe presentado por Greenpeace sobre las consecuencias del impacto de las empresas tecnológicas y su accionar en el medio ambiente, compañías como Microsoft, Amazon y Twitter aparecieron mal calificadas. La mejor posicionada frente al cuidado del medio ambiente, según la organización ecologista, es el otro gigante de Silicon Valley, Google. Por otro lado, empresas reconocidas en el mundo tecnológico como Apple y Facebook ni siquiera figuran. Según Greenpeace, la compañía fundada por Steve Jobs, Apple, no estaría cumpliendo con el objetivo de poder mejorar el impacto medioambiental de su empresa.

Desde el año 2009, Greenpeace mide el impacto en el medio ambiente de las empresas tecnológicas y virtuales. La organización ecologista, para poder elaborar el listado, toman como referencia los materiales que se usan en la fabricación de los equipos, además de los sistemas de reciclaje junto con el consumo de energía, la emisión de gases y la repercusión de su uso entre los factores que ayudan al proceso del calentamiento del planeta, entre otra serie de variables.

Otras compañías tecnológicas han sabido de las recomendaciones de Greenpeace. Durante el año 2010, Greenpeace solicitó a los ejecutivos de Facebook que no usaran electricidad originada del carbón en una planta de servidores de la red social. Para Greenpeace, los data center como las redes de telecomunicaciones consumirán casi 2 billones de kilowatios hora en el mediano plazo, en el 2020. “Más del triple de su actual nivel de consumo, y más que la suma del consumo eléctrico de Francia, Alemania, Canadá y Brasil”.