Nadie le cree a Argentina: Dilma Rouseff cree que hay inflación

Cada vez Argentina pierde credibilidad, ahora Dilma Rouseff cuestiona inflación oficial.

La presidenta de Brasil, Dilma Rousseff, mencionó que su vecino y socio en el Mercosur, Argentina “está con un veinte por ciento de inflación” anual. Esta frase fue pronunciada como respuesta a los reclamos de sectores sindicales los cuales reclamaban la toma de medidas similares a las adoptadas por la presidenta argentina, Cristina Fernández. “Ustedes hablan de la Argentina, pero la Argentina está con 20% de inflación, mis amigos”, respondió enérgicamente Dilma Rousseff en un encuentro con sindicalistas locales, según ha aparecido en el portal web del diario paulista “O Estado de Sao Paulo”.

El reclamo sindical hecho a la presidenta Rousseff iba por el lado de solicitar una serie de medidas de apoyo a la industria. Frente a ese cuestionamiento, la presidenta brasileña indicó que tomará las decisiones en ese sentido “a toda hora, si es preciso”, pero que no podía adelantar las medidas a seguir, puesto que para Rouseff, muchas de ellas son “sensibles”. La percepción de la presidenta Rouseff sobre la evolución de los precios en Argentina, se encuentra mucho más cercana a las estimaciones de diferentes consultoras privadas, las que han llegado a la conclusión de que en Argentina existe una tasa anual de inflación de entre un 20% al 25%, la que contrasta con la medición oficial difundida por el Instituto Nacional de Estadística y Censos (INDEC), la que el pasado martes informó un Indice de Precios al Consumidor interanual de un 9,7% por ciento, el cual no fue creído por los analistas financieros del mercado.

Hace algunos días, en Buenos Aires, un grupo de diputados opositores hicieron público un informe que daba como resultado una inflación anual de un 22,75% como promedio de las mediciones de un conjunto de consultoras independientes. Hay que recordar que en Argentina, las consultoras independientes no pueden dar a luz la información por sus propios medios, como consecuencia de una prohibición de informar como consecuencia de una decisión de la cada vez más poderosa Secretaría de Comercio Interior, dirigida por el verdadero hombre fuerte del Gobierno argentino, Guillermo Moreno, el cual advirtió que en caso de difundir sus estimaciones, las consultoras independientes pueden recibir sanciones de hasta medio millón de pesos argentinos (unos 114,416 dólares al cambio oficial)

Según medios argentinos como Clarín, con un cierto grado de ironía, mencionan que la presidenta Rousseff no pasará por el mismo inconveniente que las consultoras independientes, puesto que la Secretaría de Comercio Interior no tiene jurisdicción en Brasilia.