Oficialmente Brasil es la sexta economía del mundo

Brasil es la sexta economía mundial.

La economía más grande de América Latina y el Caribe, Brasil, hoy ha anunciado sus más recientes datos de crecimiento económico, se ha transformado oficialmente en la sexta economía del mundo, relegando al Reino Unido a la séptima posición, según ha confirmado el Centro de investigación Económica y Empresarial (CEBR, por sus siglas en inglés). El CEBR, con sede en Londres, predijo en diciembre de 2011 este ascenso de Brasil al sexto lugar económico mundial, al publicar su tabla anual de países según el tamaño de su economía, planteó que Brasil desbancaría al Reino Unido en cuanto al tamaño de su Producto Interno Bruto (PIB), un escenario que sucedió en estos días, según las cifras de crecimiento oficiales divulgadas por el gobierno brasileño.

Según el comunicado del CEBR difundido este martes, “según las cifras dadas a conocer hoy y aplicando los precios actuales y un tipo de cambio medio, Brasil se confirma como la sexta economía y el Reino Unido pasa a la séptima posición”. De acuerdo con la lista del CEBR de diciembre, que ahora deberá ser actualizada con los datos de cada país relativos a 2011, Brasil quedaría por detrás de Estados Unidos que sigue estando en el primer lugar, China en el segundo, Japón en el tercero, Alemania en el cuarto y Francia en el quinto.

El Gobierno de Brasil informó hoy que la economía brasileña creció un 2,7% en el 2011, con ello logra tener un PIB total de unos 4,143 billones de reales, que el CEBR convierte al cambio de hoy en unos US$ 2,469 billones de dólares. Esto es ligeramente superior al producto interno bruto británico del 2011, que se sitúa en 2,400 billones de dólares. Pero el CEBR explica este hecho de la siguiente manera: “Es un movimiento natural. Brasil tiene una gran población, enormes recursos naturales y una industria fuerte. Es un país destinado a seguir creciendo”.

Pese al crecimiento de Brasil en el 2011, fue menor al registrado en el año 2010, el cual fue de un 7,5%, lo que refleja un aumento de los costos y la falta de competitividad de algunos sectores de la economía brasileña, lo que retarda y demora el crecimiento. Por su parte, la economía británica, la cual se encuentra debilitada desde la crisis crediticia del 2008, sigue en un compás de espera, por el efecto de los recortes del gasto público aplicados por el Gobierno de David Cameronpara reducir el déficit fiscal y por el impacto de la crisis de deuda soberana en la eurozona. En el 2011, el Producto Interior Bruto británico creció tan solo un 0,8%, aunque en el último trimestre este experimentó una fuerte contracción del 0,2%.