Para Obama fue necesario el rescate a la industria automotríz

Obama planteó que el rescate a la industria automotríz era necesario.

El Presidente de los Estados Unidos, Barack Obama, ha justificado de manera importante el salvataje a la industria automotriz estadounidense, puesto que para el mandatario estadounidense, dicha operación salvó por lo menos un millón de empleos y permitió a la larga que el sector automotríz se recuperara, y a la vez, fabricara actualmente una serie de vehículos eficientes.

En el mensaje semanal que emite por radio todas los semanas, Obama defendió el rescate a las automotrices: “Hoy, General Motors es el fabricante motor número uno del mundo. Chrysler crece en Estados Unidos más rápido que ninguna otra compañía del sector. Ford invierte miles de millones en plantas y fábricas en el país y planea traer miles de empleo de vuelta a casa”.

El presidente Obama planteó que como consecuencia de la quiebra de General Motors como de Chrysler en el 2009, el rescate del Gobierno Federal logró resguardar a más de un millón de empleos, recordando que a cambio de esa ayuda, a las empresas automotrices se les ha pedido responsabilidad. En su discurso radial, Obama mencionó que “ahora ya no sólo construyen coches de nuevo, sino que son mejores” en alusión a las condiciones que impuso el gobierno Federal estadounidense a las empresas automotrices para que construyeran vehículos más eficientes en consumo energético: “están construyendo automóviles que tendrán una media de consumo de 55 millas por galón (casi 24 kilómetros por litro) a mediados de la próxima década. El doble de lo que tenemos hoy”.

El Mandatario estadounidense, no eludió el hecho de los altos precios del combustible en los Estados Unidos. Frente a ello, Obama afirmó que desde que llegó a la presidencia en enero de 2009, la dependencia que tiene Estados Unidos de las importaciones de petroleo ha pasado del 60% en el 2009 a bajar en 2010 por primera vez en 30 años a aproximadamente un 50%, siendo una rebaja de por lo menos un 10%.

Obama mencionó en su discurso que que la solución para reducir la dependencia estadounidense del crudo importado, no pasa por seguir buscando y perforando dentro del territorio estadounidense, ya que los Estados Unidos consume el 20% del petróleo mundial y apenas posee el 2% de las reservas mundiales. Obama planteó en su alocución radial que ya era hora de que se terminen los fuertes subsidios a la industria petrolera, la cual hasta la fecha posee una serie de beneficios fiscales y recibe al menos unos US$ 4.000 millones anuales de los fondos federales.