Para S&P Grecia está en un “default parcial”

Para S&P Grecia estaría dentro de un default parcial.

Mientras el gobierno de Lukas Papademos espera confiado el segundo rescate financiero de 130,000 millones de euros para la economía griega, la calificadora internacional Standard & Poor’s (S&P) volvió a calificar negativamente el valor de la economía griega para colocarla en la categoría de “selective default” que en español sería algo como “default parcial”.

Para S&P, dicha calificación denota una quiebra parcial de la economía griega, pero a la vez, la calificadora internacional tiene la opción de volver a calificar a Grecia con una triple C (CCC), una nota que se le coloca a los emisores de una calidad mediocre que presentan un verdadero riesgo de no pago, cuando la operación de cancelación de deuda de Grecia haya sido integralmente realizada, lo cual ocurriría para fines de la primera quincena de marzo.

Durante la semana pasada, la agencia de calificación Fitch’s había colocado a Grecia la calificación más baja que tienen sus indicadores, al pasar de la CCC a C, a pesar del acuerdo llegado entre el gobierno griego y la Eurozona para la entrega del segundo plan de rescate de la economía griega.

Antes del virtual ataque de S&P a la calidad financiera griega, el gobierno y los sectores financieros griegos habían tenido un buen día, tras la aprobación por parte del parlamento alemán del paquete de rescate. La votación terminó con el voto de favorable de 496 parlamentarios, unos 90 que votaron en contra y solamente cinco abstenciones. La aprobación de la ayuda para la economía griega se dio pese a que la canciller Angela Merkel había reconocido en un discurso que es posible que esa ayuda no sea la solución definitiva. Pero en el discurso final para lograr los votos a favor para la ayuda financiera a Grecia, la canciller Merkel planteo que la “estabilización” de Grecia y de su economía es un “proceso largo” y “no exento de peligros”. Pero a la vez, Merkel aseguró sin embargo que las “oportunidades” que abre el segundo rescate superan a los “riesgos” que eso implica.

Por otro lado, en el parlamento griego, en Atenas, continúan los esfuerzos de la coalición gobernante para poder aprobar cuanto antes las reformas exigidas por la Unión Europea a cambio de la ayuda financiera del rescate. Hoy el Parlamento tendrá que votar más recortes a los salarios de los funcionarios públicos así como también la reducción de las jubilaciones.