Plan de negocios para un restaurante

Paso a paso se logra el objetivo. Plan de negocios para un restaurante

Plan de negocios para un restaurante
Plan de negocios para un restaurante

Plan de negocios para un restaurante.

Uno de los negocios que generalmente deja grandes rentabilidades a sus inversores es el negocio gastronómico. Sea grandes restoranes de lujo o de comida al paso, necesita una planificación y un desarrollo que le permita ser viable a través de tiempo. Es por ello que mencionaremos algunos tips y consejos para la elaboración de un plan de negocios para un restaurante, los cuales le van a servir para el desarrollo del negocio.

El primero de los tips para un plan de negocios para un restaurante, tiene que ver con el momento de que decida buscar un local para el alquiler o la compra para montar el negocio. Es necesario acotar que el costo del local variará dependiendo del barrio donde se vaya a instalar. Si pretende instalarse en un barrio elegante, lo recomendable sería alquilar dado que el costo de compra se puede disparar demasiado, en ese caso, siempre será mejor arrendar que comprar.

El segundo de los tips para un plan de negocios para un restaurante, se relaciona con la compra del equipamiento para el negocio. Acá el emprendedor tiene que tomar en cuenta que deberá comprar cocinas, utensilios de cocina, lozas, cubiertos, platos, vasos, parrilla, refrigeradores, entre otros equipamiento que si se suma el total el costo de la inversión puede llegar a ser alta. Para que las cifras puedan cuadrar, se recomienda que pueda comprar de segunda mano, pudiendo abaratar de manera importante los montos a gastar.

El tercero de los tips para un plan de negocios para un restaurante, se vincula al hecho de cuanto puede llegar a ser la rentabilidad que se puede lograr con el negocio. Para que podamos decir que se es rentable, debiera ganar el doble de lo invertido para mantener el negocio en pie (insumos y costos estructurales). Para definir eso, hay que determinar si será sólo restaurante, si se ofrecerán desayunos o si puede ser un café a media tarde. Si los números dan, ya se puede pensar en una rentabilidad.