¿Por que el emprendedor debiera exportar?

¿Por que el emprendedor debiera exportar?

En algún momento del crecimiento del emprendimiento, el emprendedor debiera pensar en el hecho de poder exportar o no. En ese momento surgen preguntas tales como ¿como hago para exportar? ¿será redituable para el emprendimiento exportar? En las siguientes líneas mencionaremos algunos aspectos de por que el emprendedor debiera pensar en el hecho de producir para la exportación.

El primer punto tiene que ver con la necesidad del emprendedor de buscar nuevos mercados. Pese a que el emprendedor haya crecido de una manera importante en los últimos años en el mercado local, va a llegar el momento en que dicho crecimiento tocará techo y tendrá necesariamente a buscar nuevos mercados. Pensar en exportar al exterior, le dará al emprendedor un importante margen de maniobra frente a las vicisitudes del mercado domestico, lo que permitirá al emprendedor que decida optar por exportar, tener una mayor sustentabilidad y por ende, una menor dependencia de lo que suceda con el mercado interno, sobretodo si en este existe una caída en la demanda y consumo. Por ello, mas que un plan B, la decisión de exportar del emprendedor debiera ser visto como un paso necesario.

Esto nos lleva al segundo punto, el hecho de que un emprendimiento pueda pensar y actuar enfocado en la exportación, potenciará necesariamente la potencialidad del emprendimiento y del emprendedor, como generador de riqueza. Pero este proceso no es automático, puesto que se requiere estudiar en que mercados se puede exportar, junto con tener claro donde hay posibilidades de entrar con el producto que pretenda ingresar el emprendedor. Esto significa estudiar como es el funcionamiento del mercado donde se quiere entrar, junto con indagar que nichos del mercado del país al que se quiere exportar, pretende ocupar, entre otros aspectos que necesariamente el emprendedor debiera tomar en cuenta en el proceso de exportar.

El tercer punto que tenemos que necesariamente tomar en cuenta, es que el mercado externo no debiera ser solamente como un mercado de emergencia por cuanto se arregla el mercado interno. Este es un error de percepción muy común en América Latina, donde el mercado interno (al tener pocos o nulos competidores) se convierte en un espacio cómodo para el emprendedor, volcándose a exportar solo cuando el mercado interno se contrae y entra en crisis. Terminar con esa miope visión, permitirá al emprendedor no depender sólo del mercado interno sino que pensar en exportar no es una locura de fin de semana, por el contrario, es una etapa lógica del crecimiento de cualquier emprendimiento.