Proteccionismo en el Mercosur: Brasil le cierra la puerta a productos argentinos

Proteccionismo en el Mercosur: Brasil le cierra la puerta a los productos argentinos.

En otro capitulo de la telenovela de restricciones mutuas entre los socios del Mercosur, Brasil ha decidido aplicar represalias frente a las medidas del gobierno argentino de cerrar sus mercados a productos brasileños. Pese a que las medidas de represalia incluye a quesos, vinos, frutas secas, uvas, papas, manzanas, peras y harina de trigo. El bloqueo de dos productos han tenido repercusión mediática, la semana pasada fue el turno de las manzanas argentinas que se le cerró las puertas del mercado brasileña y esta semana se le ha cerrado la puerta a las papas.

Pero no significa que no puedan entrar los productos argentinos a Brasil, sino que los productores argentinos deben de tener que pedir permiso (licencias previas), los cuales pueden demorar varios meses, pero es evidente que esto es un fuerte retroceso al intercambio comercial, siendo de hecho una prohibición de facto.

Hasta ahora, las medidas de represalia brasileñas por el cierre de las exportaciones de cerdo y maíz brasileño a Argentina, no se habían notado, pero esta semana ha comenzado a tener un giro dramático en los medios argentinos, al informar el cierre de una planta productora de papas en Balcarce, Provincia de Buenos Aires, debió parar la producción ya que Brasil no permitió la entrada de papas procesadas provenientes de su socio en el Mercosur.

Pese a que hubo negociaciones al mas alto nivel entre el gobierno argentino y el brasileño, esto no impidió la decisión brasileña de cerrar mercados a los productos argentinos, situación que ocurre en un momento de un freno en el crecimiento económico argentino, cuya economía sufre los embates de la inflación (mal no reconocido por el gobierno) como del frenazo en el crecimiento, como consecuencia tanto de la inflación como de la crisis económica de la eurozona, junto con las restricciones a la compra de divisas extranjeras, situaciones que han puesto en evidencia la debilidad del modelo económico argentino.

Esta clase de medidas entre los dos principales socios del Mercosur, hace que queden al desnudo las falencias del Mercado Común del Sur, el cual a pesar de ser una importante alianza económica, aún no supera el hecho de ser una unión aduanera imperfecta, la cual se encuentra bajo las presiones de sus dos principales socios, Brasil y Argentina, cuyas disputas comerciales han debilitado de manera importante el proceso integrador que suponía la existencia del Mercosur.