Que hacer para fidelizar al cliente

Un proceso necesario. Que hacer para fidelizar al cliente

Que hacer para fidelizar al cliente
Que hacer para fidelizar al cliente

Que hacer para fidelizar al cliente.

Suena extraño, pero cada vez son más las compañías que usan cada vez nuevas herramientas para fidelizar al cliente a una marca. Y esta vez las herramientas que se usan son del corte “mistico”. ¿Te imaginas creando un mito alrededor de tu emprendimiento para que la gente además se relacione con el producto que ofreces de una manera afectiva?

Son cada vez más los especialistas en marketing y negocios que encuentran en una solución mágica a la mejor respuesta para lograr la fidelización al cliente. Para ello, hay que crear una leyenda en torno a nuestro empredimiento. Darle un giro casi místico hará que se genere devoción por determinados productos. Por ejemplo, ¿quién no pierde la cabeza por un frapuccino de Starbucks? O ¿quien no se siente más saludable al comer los almuerzos “verdes” de las grandes comidas de fast foods aunque sus niveles de bajas calorías sean muy cuestionables?

A veces con los productos que se comercializan, vienen unas pequeñas mentiras, o guiños que son los que terminan por darle ese plus, ese elemento distintivo. Algunas marcas, traen consigo algunas señas particulares que nada tienen que ver con el producto en sí, pero que sirven para lograr la fidelización del cliente. Como por ejemplo, las marcas de cereal, dan sensación de unión familiar, algunas bebidas alcoholicas, sensación de reuniones divertidas con amigos etcétera.

Entonces, una manera de fidelizar al cliente es tratar de dar con alguna que identifique sus costumbres habituales y a partir de allí dar con la manera de que nuestro producto se encuentre totalmente identificado con esas costumbres. Si lo logramos hemos conseguido fidelizar al cliente.

Un buen ejercicio para lograr fidelizar al cliente, es tomar nota de todo lo que hacemos desde que nos levantamos, hasta el momento que nos dormimos nuevamente y reflexionar acerca de cómo podríamos hacer cada uno de esos momentos mágicos. O especiales. Una vez que demos con cuales son los hábitos que mayor placer nos da, es hora de conectarlo con nuestro producto.

A partir de allí podrá nacer el mito, que nos permitirá lograr que el cliente se fidelice con nuestra propuesta.