¿Que nombre le colocamos al emprendimiento?

¿Que nombre le colocamos al emprendimiento?

Una de las preocupaciones de cualquiera que decida emprender es que nombre usaremos para identificar el emprendimiento. Por lo general, el nombre es algo que nos diferencia y nos hace únicos ante los demás, pero en el emprendimiento debiera tener otras cualidades.

En el primer lugar, el nombre de un emprendimiento debiera ser provocador, interesante, que genere algo en los potenciales consumidores de los productos y servicios del emprendimiento, puesto que aunque los servicios sean de un gran nivel, muchas veces si no van acompañados de un nombre adecuado, puede generar una incapacidad de llamar la atención en el mercado.

Por ello, hay que recordar que el nombre que el emprendedor pretenda bautizar al emprendimiento, es la primera cosa que salta a la vista de los potenciales clientes. Es por eso que el nombre que se pretenda colocar al negocio o dador de servicios, debiera ser decidido con la mayor de las responsabilidades, ya que el nombre que se decida usar, acompañará por mucho tiempo al emprendimiento. No es recomendable cambiar de nombre durante los primeros años del proceso emprendedor, ya que si decide rebautizar al emprendimiento, esta decisión sólo logrará desperfilar la marca o servicio que ofrece en el mercado.

Es por ello, con el objetivo de que el emprendedor no tome decisiones apresuradas que lleven a un nombre poco funcional para el emprendedor, se mencionarán algunos consejos para colocar un nombre adecuado.

El primero consejo que podemos mencionar es bautizar con el apellido del emprendedor al negocio o servicio. Es una alternativa clásica pero efectiva para nombrar a cualquier emprendimiento, sobretodo si este tiene un aire familiar.

El segundo punto a recomendar es que el emprendedor piense en colocar un nombre vinculado a la actividad comercial, puesto que sirve para perfilar el emprendimiento en el mercado.

El tercer punto a tomar en cuenta es el nombre que coloques al emprendimiento pueda tener algún grado de relación con la calidad del producto o servicio que el emprendedor ofrezca en el mercado. En otras palabras, que el nombre pueda ser sinónimo de calidad y eficiencia, lo cual ayudará para su presencia y vigencia en los consumidores.

El último consejo en relación a como bautizar al emprendimiento, es colocar un nombre ingenioso, creativo que pueda quedar en la memoria de los consumidores, en el sentido de que sea un factor identificatorio en el mercado.