¿Que situaciones el emprendedor no debiera hacer en una campaña publicitaria?

¿Que situaciones el emprendedor no debiera hacer en una campaña publicitaria?

Uno de los errores que por lo general comete el emprendedor es emprender una campaña publicitaria llena de errores. El emprendedor puede ser capaz de tener el mensaje más elocuente del mundo, pero la mejor redacción no genera ningún interés en el mercado. Es decir, es necesario algo más que una buena redacción y una buena frase para crear una campaña de marketing que pueda ser eficiente.

Existen una serie de factores que pueden explicar porqué una campaña publicitaria puede ser un verdadero fracaso. Es por ello que el emprendedor debe de tomar en cuenta estos puntos para evitar el desastre de su campaña. El primer factor que el emprendedor debiera tener en consideración, es que ninguna campaña debe partir desde el lugar de la arrogancia, es decir, centrarse en la figura del emprendedor y olvidar en los consumidores, quienes siempre tienen y deben de ser el objetivo de cualquier campaña publicitaria.

Un segundo punto que una campaña publicitaria pueda fracasar es por el hecho de que esta campaña simplemente puede ser aburrida. Una campaña que no motiva, que aburre, es otra forma de perderse dentro del mar de publicidad en que la gente vive el día a día. Para no caer en esta clase de campañas, es necesario poder transmitir al consumidor un mensaje que motive y que lleve a actuar al consumidor. Nunca en estos casos se debe ser pasivo. Lo ideal es que en el mensaje publicitario que pretenda levantar el emprendedor en su campaña, es que pueda presentar un mensaje publicitario apropiado, actual y que pueda tener un carácter urgente, como una irresistible promoción de fin de semana.

Un tercer punto que puede hacer fracasar la campaña publicitaria del emprendedor es el hecho de que el emprendedor no sea creíble. Muchas veces el emprendedor comete el error de exagerar las virtudes de su producto, haciendo una serie de declaraciones falsas o que definitivamente distorsionan una realidad. Hoy en día, los consumidores poseen una mayor cantidad de información y este escenario les permite ver más allá de lo que observan. Si el emprendedor comete el error de fantasear y mentir sobre el producto que ofrece en el mercado, estos no dudarán en alejarse del emprendedor, corriendo la voz en Internet de las malas prácticas. Por ello, la obligación del emprendedor es poder ser transparente, abierto y honesto. Al final, las personas están en la búsqueda de publicidades que estén basadas en la verdad.