Sindicatos españoles se mueven contra el ajuste

Los sindicatos españoles se mueven contra el ajuste decidido por el gobierno de Mariano Rajoy.

Los principales sindicatos de España, Comisiones Obreras (CC.OO) y la Unión General del Trabajo (UGT) se han movilizado este domingo en todo el país, con el fin de expresar su molestia y desagrado frente a la reforma laboral y el ajuste planteados por el gobierno centroderechista del Partido Popular liderado por Mariano Rajoy.

Las protestas de este domingo, son las segundas en menos de un mes, ya que las últimas manifestaciones fueron el 19 de febrero con una convocatoria masiva. Hay que tomar en cuenta que las protestas del domingo, suceden a dos días de que se llamara por parte de CC.OO y UGT a una huelga general en España para el 29 de marzo. Esto hace que la protesta de este domingo se considere por parte de algunos, como un ensayo general para la movilización de fin de mes.

En conferencia de prensa realizada en Madrid, tanto los secretarios generales de CC.OO, Ignacio Fernández Toxo y de la UGT, Cándido Méndez, mencionaron de manera conjunta de que la reforma laboral puede provocar el riesgo de una regresión social “de manera permanente y para toda la vida”. Ambos dirigentes sindicales hicieron hincapié que los ajustes como la reforma laboral decididas por el gobierno de Mariano Rajoy llevan a España por un camino “desconocido y muy peligroso”.

Para entender el contexto de las protestas sindicales de este domingo en España, la reforma laboral aprobada por el gobierno del Partido Popular, acorta de manera importante la indemnización para los trabajadores con contrato, los que en el caso de que sean despedidos de forma arbitraria, la indemnización se reduce desde los actuales 45 días por cada año trabajado a sólo 33 día por cada año trabajado, con un máximo de 24 mensualidades a pagar por trabajador, en lugar de las 42 mensualidades que se pagan en la actualidad.

Pero la mayor preocupación que tienen los sindicalistas de CC.OO y de la UGT como de la oposición socialista o de izquierda, es que con la reforma laboral aprobada por el Partido Popular, se generaliza la indemnización de 20 días por cada año trabajado para el despido objetivo, de manera que la disminución persistente de ingresos “durante tres trimestres consecutivos”, tal como plantea el nuevo cuerpo legal, será un motivo suficiente para una empresa para poder recurrir al despido, en otras palabras, abaratando de manera importante el costo de despedir a un trabajador.