Sony pretende reducir su nómina de empleados

Sony se apretará el cinturón nuevamente.

Como consecuencia de la necesidad de realizar ajustes, la multinacional japonesa Sony pretende eliminar unos 10.000 puestos de trabajo, lo que equivale a un 6% del total de 168 mil empleados que posee en la actualidad. Dicho recorte se pretende terminar para fines del 2012. Pese que todavía no existe una información oficial por parte de la compañía, este ha trascendido las fronteras de Sony, al ser difundido por el diario económico Nikkei en su edición vespertina de este lunes.

Hasta ahora, no se sabe en que países y regiones afectarán mayormente los recortes que pretende realizar Sony. Según las informaciones del diario Nikkei, la reducción de puestos de trabajo se estaría llevando en varios departamentos de la multinacional, incluidos los que tienen que ver con desarrollo, investigación, producción, ventas y administración de la compañía.

Al parecer, la necesidad de ajuste en Sony se hace necesario, como consecuencia de los malos números económicos. Entre los meses de abril a diciembre de 2011, los primeros nueve meses del año fiscal 2011 en Japón, Sony ha perdido, al menos unos 2.700 millones de dólares. Se espera que el resultado del año fiscal japonés 2011, el cual concluyó el 31 de marzo recién pasado, muestre en sus balances finales, importantes perdidas financieras por cuarto año consecutivo.

La empresa anunció en el mes de marzo la posibilidad de poder vender la rama de productos químicos al estatal Banco de Desarrollo de Japón, la cual es una institución bancaria de capital público. Esta decisión de vender la sección de productos químicos por parte de Sony, no es una decisión desesperada sino que es parte de su estrategia de reorganización en busca de mayores sinergias en el área electrónica. La estrategia actual del actual presidente y CEO de Sony, Kazuo Hirai, va por el lado de acelerar su consolidación financiera, saliendose de las operaciones que no estén vinculadas con su actividad principal.

El 1 de abril recién pasado, las compañías Sony, Toshiba y Hitachi decidieron unir sus operaciones de fabricación de pantallas LCD pequeñas y medianas dirigidas a tabletas, “smartphones” y otros dispositivos móviles, con el fin de abaratar costos. Hay que recordar que en el último programa de reestructuración y ajuste, el cual fue anunciado en diciembre de 2008 durante la crisis global desatada por el colapso de Lehman Brothers, el grupo recortó unos 16.000 empleos en todo el mundo y cerró cinco de sus nueve centros de producción de televisores a nivel mundial.