También en la OCDE las mujeres ganan menos que los hombres

También en los países miembros de la OCDE, las mujeres ganan menos que los hombres.

No sólo en los países en vías de desarrollo las mujeres ganan poco dinero. Por el contrario, las mujeres que trabajan en los países de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico ganan en promedio, un 16% menos que los hombres. Pero también se ve esta diferencia en los puestos mejor pagados, ya que en el caso de los puestos de los llamados de la escala superior (ejecutivas y directivas), las diferencias pueden llegar en promedio a un 21%, según un informe presentado este martes en la sede del organismo, en París.

Según el informe de la OCDE hecho público ayer, las principales diferencias entre los salarios medios de hombres y mujeres llegan a un máximo de casi un 40% en Corea del Sur y de aproximadamente un 30% en Japón. Pero no es un problema restringido a Asia, ya que en países como Alemania e Israel, las diferencias de salario superan el 20% en perjuicio de las mujeres trabajadoras.

Pero, la menor diferencia entre los salarios entre hombres y mujeres se da en países como Hungría, Nueva Zelanda, Noruega, Bélgica, Grecia, Polonia e Irlanda, donde las diferencias entre las remuneraciones de los trabajadores masculinos y femeninos no superan en más del 10% del promedio general. Aunque hay países que se encuentran cerca del 10% políticamente correcto, siendo superado ligeramente por países desarrollados como Italia, España, Dinamarca o Francia, en los que no obstante la fractura está por debajo de la media del llamado “Club de los Ricos”.

Para el Secretario General de la OCDE, el mexicano Miguel Ángel Gurría, planteó que excepto algunos países, la mayoría de los miembros del “Club de los Ricos” se encuentran evolucionando rápido en línea de una mayor equidad pero a la vez, reconoció que “tenemos un largo camino para lograr la igualdad entre hombres y mujeres” como lo muestran las cifras de países como Corea o Japón, donde la diferencia sigue siendo abismal.

Para Gurría en presentación del informe a los medios acreditados, hizo hincapié en que esa progresión no es solamente un acto de justicia hacia las mujeres, sino que es “también económico”, puesto que para poder mantener los avances en competitividad en los países de la OCDE, es necesario una mayor integración de las mujeres en la actividad económica, con el fin de poder integrar a la mayoría de la población en el circuito productivo, al menos en el caso de los países de la OCDE.