Transición de la facultad al negocio

Es un pesado pero necesario camino. Transición de la facultad al negocio

Transición de la facultad al negocio
Transición de la facultad al negocio

Transición de la facultad al negocio

Una de las etapas más complicadas pero a la vez, de las más enriquecedoras para quienes deciden pasar del estudio al trabajo, es la transición de la facultad al negocio. Esto implica la mayoría de las veces, dejar la teoría de las aulas para pasar a la enseñanza de la actividad cotidiana. Es en este proceso donde se determina de buena manera si se tiene pasta para dedicarse al emprendimiento. Es por ello que en esta ocasión, te mencionaremos algunos consejos para que esta transición de la facultad al negocio no te sea tan traumática y sea más cercana a un buen período de aprendizaje.

El primero de los consejos para ser tomados en cuenta en el proceso de transición de la facultad al negocio, va por el lado de que a diferencia de la época estudiantil donde se podía faltar, en el momento de comenzar una aventura empresarial, el aprendíz de emprendedor debe estar siempre enfrente de su empresa. No la puede dejar abandonada cual nene caprochoso, ya que esto no es un juego.

El segundo de los consejos para aplicar en el largo proceso de transición de la facultad al negocio, va por el lado de que no habrá horarios fijos de cursadas como en la facultad, pero si tendrás que hacerte la idea de que el emprendimiento puede ocupar mucho más horas que un trabajo tradicional, lo que implica que tendrás que adecuar tus horarios a las exigencias del negocio.

El tercero de los consejos para poner en práctica en este largo proceso de transición de la facultad al negocio, es que en términos prácticos (pese a que en ciertos círculos sigue pesando) no sirve de mucho haber salido de una universidad reconocida no sirve de mucho, si no se es capaz de afrontar los desafíos del mundo de la empresa.